Los socios del proyecto ClimeFish presentan el prototipo de la herramienta de apoyo a la toma de decisiones sobre los efectos del cambio climático en la pesca y en la acuicultura

El primer prototipo de la herramienta de apoyo a la toma de decisiones sobre los efectos, riesgos y oportunidades relacionados con el cambio climático en los ámbitos pesquero y acuícola diseñada por el proyecto europeo ClimeFish, en el que está participando la Fundación CETMAR, está ya operativo.

Este nuevo software, que será una realidad en la primavera de 2019, proporcionará información sobre las diferentes especies analizadas por los expertos de ClimeFish a través de los 16 estudios de caso que se están desarrollando en el marco del proyecto. También incorporará las sugerencias aportadas por los agentes interesados en cada pesquería o cultivo, con los que se está trabajando de forma conjunta.

El último encuentro en este sentido se celebró hace unos días en Escocia, donde los técnicos organizaron un taller para analizar los posibles impactos del cambio climático en las especies demersales en el Oeste del país. Concretamente se valoró la situación del bacalao y de la merluza, en esta ocasión con la ayuda de representantes políticos del sector pesquero escocés, que ya han avanzado en la elaboración de planes de adaptación y en la evaluación de los impactos de esos cambios.

El taller celebrado en Aberdeen es el cuarto de estas características que, organizado por el proyecto ClimeFish, se celebra en lo que va de ano. El objetivo es trabajar de forma conjunta con el sector, las administraciones y otros agentes interesados para conocer de primera mano sus percepciones sobre los efectos del cambio climático e integrarlas en los estudios, avanzando hacia resultados útiles para el sector.

La ronda de contactos se iniciaba en enero en el Lago di Garda, en Italia, donde se abordó la situación de diferentes especies de salmónidos y los efectos del cambio climático en los lagos italianos, con la participación de responsables políticos y pescadores.

Los siguientes talleres tuvieron como protagonistas al mejillón de Galicia, sobre cuya situación se debatió en una reunión con el sector organizada por CETMAR en Sada, y las especies pelágicas del Noroeste Atlántico (caballa, arenque y lirio), protagonistas de un nuevo encuentro en Copenhague.

El trabajo de los investigadores de ClimeFish proseguirá en las próximas semanas, cuando están previstas nuevas reuniones en Atenas (18 de abril) y Hungría (22) para analizar la situación de la acuicultura de especies como la lubina y la corvina en el primer caso, y la carpa y el bagre cultivados en lagos en el segundo. Técnicos del Centro Tecnológico del Mar participarán en estos encuentros y en la segunda reunión anual del proyecto, que tendrá lugar del 24 al 26 de este mes, también en Hungría.

La Fundación CETMAR es uno de los 21 socios del proyecto ClimeFish que, con financiación de la Unión Europea a través del programa Horizonte 2020, está desarrollando un total de 16 estudios de caso para los sectores de la pesca y la acuicultura marina y continental y que abarcan más de 25 especies de toda Europa, Canadá, Chile y Vietnam.

El objetivo de esta iniciativa, que cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros y que se extenderá hasta 2020, es contribuir a que el incremento de la producción del sector pesquero se localice en áreas y especies con potencial para el crecimiento sostenible, teniendo en cuenta las expectativas de evolución del clima y contribuyendo al desarrollo de las comunidades costeras y rurales.

Esta entrada fue publicada en Novedades. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.